Eso si es amor....

Leyendo blogs por ahi, me impresionó la entrada de que escribió Rita. Con lo sensible que ando yo ultimamente y la ayuda que que me dan y me han dado mis animales en estos tiempos de soledad, me he quedado con el moco colgando.

Pero para historias esta, eso si que es AMAR. Te cuento...

Es la historia de un padre Australiano que realizaba año a año el Ironman de Australia, y su mayor ilusión era competir al lado de su hijo en dicha prueba, el cual, por desgracia había nacido con parálisis cerebral.

El Australiano nunca vio la situación de su hijo como obstáculo y entrenó muy fuerte, junto con su hijo, durante varios años hasta que llego la hora. El australiano de aproximadamente 60 años inscribió a su hijo y a él mismo al Ironman de Australia. Esta es una prueba para gente grande... realmente gente con mentalidad ganadora, ejemplar, y con convicciones realmente fuertes, y terminar un Ironman es algo fuera de este mundo. La prueba esta compuesta de tres partes comenzando casi siempre al amanecer:

1.- Nadar en el mar, o lago un tramo de 4 kms (con el frío de la mañana).

2.- Salir de nadar y tomar la bicicleta de ruta y recorrer un trayecto de
180 kms ininterrumpidos, con subidas y bajadas muy pesadas.

3.- Terminando la ruta de bicicleta, se termina la prueba con un maratón
de 42.5 kms,

Es una prueba extremadamente agotadora tanto física pero sobre todo mental. Los campeones del mundo lo hacen en 8 horas 15 minutos aproximadamente. El Australiano de la historia lo terminó en un increíble pero cierto tiempo de casi 17 horas, donde las autopistas, circuitos, etc. son cerrados para el transito de los lugareños y continuar la vida como cualquier otro día, pero en este caso, al ver la prueba y quien la estaba ejecutando, la dejaron cerrada hasta que la terminaran por completo, hasta el punto que se hizo de noche.

Lo más sorprendente de esta persona es que logró terminarlo con su hijo, y esto es muy fuerte.Quería compartir este video, porque realmente impacta, tiene mucha fuerza y no te puede dejar indiferente.

Hoy, La Mone me hizo mi regalo de cumpleaños, dos ovillos estupendos de Schachenmayr Nomotta Geniale acqua en tres tonos de Azul preciosos para que hiciera una bufanda.



Lo que me dejó bien claro es que la tenía que tener terminada antes de ella vuelva de su largo viaje, y tanto que la tendré, pues ya hoy al medio día había terminado con un ovillo y esta noche me pongo con el otro. Es tan fácil de hacer, pero fácil, fácil eh?
Y es un gustazo porque se van formando unos volantitos de lo más simpáticos.

Lo más curioso es que mi cumpleaños es en Septiembre pero como buena alemana, lo tiene todo calculado, y como no va a estar por mi cumple me lo da con antelación. Gracias guapa¡¡¡¡
La verdad que mejor así, porque me voy emocionando con los regalos aunque este año ya no celebre mi cumple porque eso de entrar en la treintena no me mola, así que he decidido ser una veinteñera eternamente jejejejeje

Entradas más recientes Entradas antiguas Página principal

Blogger Template by Blogcrowds.